El Evangelio y la Homosexualidad

A veces me preguntan a los cristianos “¿Qué tienen en contra del sexo?” o “¿Por qué se obsesionan con la sexualidad?”. Nos acusan de obsesionarnos con el sexo. Pero no creo que la acusación sea cierta. Lo que creo es que la sociedad está obsesionada con el sexo y por lo tanto, cuando uno opina de sexo, desde un punto de vista cristiano, lo ve como un ataque a lo que se define como bien o mal. Los cristianos estamos llamados a anunciar el evangelio, no a opinar sobre la vida sexual de los demás. El problema es que el pecado se manifiesta en las distintas áreas de la vida del ser humano, y en nuestra sociedad se está manifestando de forma muy evidente en el sexo. Hemos hecho del sexo un dios y nuestros impulsos sexuales son los sacramentos.

(más…)