Isaías 53: No Pares de Sufrir

El 2015 empezó siendo un gran año para mí. Estaba avanzando en el estudio, en mi último año de la carrera de ingeniería, estaba asentado en mi trabajo, sirviendo en la iglesia y, por sobre todo, en una gran comunión con el Señor. No así más que crecer en él, y así fue hasta pasado mitad de año. Me sentía bien conmigo mismo, confiando en Dios. La pregunta que me venía a la cabeza era: ¿el ser cristiano me va a traer algún nuevo gran desafío para mi vida? Sentía que las aguas estaban demasiado calmadas, y que tenía que haber algo más… ¡y lo había! Desde finales del año pasado hasta ahora, Dios me está haciendo crecer de maneras que nunca hubiera imaginado. ¿A quién puso de maestro? A alguien llamado “sufrimiento”.

(más…)