Memento: Recordemos a Dios

Es muy común que en la iglesia se hable las pruebas que tenemos que afrontar a lo largo de nuestra vida como cristianos. Cuando pensamos en pruebas, rápidamente no viene a la mente la palabra dificultad o la palabra problema. Somos probados por Dios mediante situaciones “malas” que nos ocurren en nuestra vida, de manera que si perseveramos en la fe, nos veremos fortalecidos, pudiendo así crecer como hijos de Dios.

Sin embargo, también hay otras formas de pruebas que debemos considerar. Dependiendo de la persona, podrá tener más dificultad en pasar un tipo u otro. En este caso, quiero hacer referencia a aquellas que, a simple vista, no parecen una prueba: ¿Qué pasa cuando todo nos va bien? ¿Qué pasa cuando todo nos sale perfecto y todos nos felicitan por las cosas que hacemos? ¿Qué pasa cuando incluso el mundo reconoce y aplaude nuestra labor? ¿Qué pasa en esos momentos en los que sentimos que la palabra “problema” ya no aplica a nuestra vida, puesto que todo lo que hacemos prospera?

(más…)