La Teología Importa

Supongamos que alguien viene a saludarme y me dice: “Mati ¿Cómo estás? ¡Quería decirte que te quiero un montón! Me encanta la forma en que tocas el teclado. Además sos un deportista ejemplar, un increíble jugador de fútbol. Y como profesional, se nota que sos un gran contador. Te felicito”.

Yo le diría: “Gracias, pero la verdad es que yo no soy tecladista. Es cierto que me encanta jugar al fútbol, pero la verdad es que soy bastante malo jugando. Y como profesional, yo soy ingeniero en informática, no contador. Te habrás equivocado de persona”.

(más…)