¿La mujer se salvará engendrando hijos?

En la Biblia encontramos varios pasajes que nos asustan al leerlos sin analizarlos demasiado. En estos casos suele pasar que el mensaje más claro que encontramos, con una lectura superficial del texto, es una completa herejía en el contexto del resto de la Palabra. Es por ello que debemos ir más profundo en estos versículos, de manera que podamos entender cuál es el significado que el autor intentaba transmitir. Un claro ejemplo de textos de este tipo lo tenemos cuando Pablo le escribe su primera carta a Timoteo, dándole diferentes instrucciones para su trabajo como pastor en la iglesia de Éfeso. Lo que encontramos es que, luego de sus luchas por afirmar y reafirmar la salvación por gracia por medio de la fe, el apóstol viene y nos dice que las mujeres se van a salvar engendrando hijos. O sea, ¿la salvación es por obras? ¿Qué pasa con las mujeres que no pueden tener hijos? ¿Se puede ser salvo aparte de la obra de Cristo en la cruz? ¿Qué quiere decir Pablo? Siendo que el apóstol escribió inspirado por el Espíritu, algún motivo tendría para poner esto; veámoslo…

1 Timoteo 2:14-15 – Y Adán no fue el engañado, sino que la mujer, siendo engañada completamente, cayó en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permanece en fe, amor y santidad, con modestia.

Leer más

El Matrimonio que Dios Quiere: Los Deberes Matrimoniales

Efesios 5:22-30 – Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo. Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable. Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. (NVI)

Leer más