Nehemías: Manos a la Obra

Dejamos la historia cuando Dios tocó el corazón del rey Artajerjes para que permitiera a Nehemías volver a Jerusalén y reconstruir la muralla (Nehemías 2:4-8). En todo esto Nehemías reconoció que tenía el favor de Dios y la soberanía de Dios sobre el rey de Persia (2:4-8). La tarea no iba a ser sencilla, ya que muralla se encontraba destruida, pero con la ayuda de Dios, se propusieron a construir.

(más…)