Nehemías 5 y 6: Un gobernador ejemplar

Ya avanzamos en la historia de Nehemías, un hombre que fue movido por la situación de su nación y por la pasión que sentía por la gloria de Dios(Si todavía no leíste los anteriores posts y queres interiorizarte en la serie podes hacerlo en los siguientes links: 1. Nehemías y un llamado a la oración, 2. Nehemías: Manos a la obra). La tarea de reconstruir las murallas de la ciudad no era nada fácil. Como gobernador Nehemías tendría que lidiar no sólo con cuestiones económicas, sino también sociales, oposiciones, etc.. Muchos de los judíos que volvían del exilio lo hacían en situación de pobreza y los más ricos se aprovechaban de esta situación. Es muy interesante cómo en estos capítulos seguimos viendo las oraciones relámpago de Nehemías mientras escribe (Neh. 5:19, Neh. 6:9, Neh 6:14). Eso nos muestra lo presente que estaba Dios en su vida.

Leer más

Nehemías: Manos a la Obra

Dejamos la historia cuando Dios tocó el corazón del rey Artajerjes para que permitiera a Nehemías volver a Jerusalén y reconstruir la muralla (Nehemías 2:4-8). En todo esto Nehemías reconoció que tenía el favor de Dios y la soberanía de Dios sobre el rey de Persia (2:4-8). La tarea no iba a ser sencilla, ya que muralla se encontraba destruida, pero con la ayuda de Dios, se propusieron a construir.

Leer más

Nehemías y un Llamado a la Oración

“Llegó Jananí, uno de mis hermanos, junto con algunos hombres de Judá. Entonces les pregunté por el resto de los judíos que se habían librado del destierro, y por Jerusalén. Ellos me respondieron: «Los que se libraron del destierro y se quedaron en la provincia están enfrentando una gran calamidad y humillación. La muralla de Jerusalén sigue derribada, con sus puertas consumidas por el fuego.» Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo.” Nehemías 1:2-4 (NVI)

Leer más