Una pequeña devoción: 2 Tesalonicenses 2:13-17

En su segunda carta a los tesalonicenses Pablo les escribe para consolarlos debido a la persecución que sufren, corregir ciertas ideas acerca de la segunda venida de Cristo y exhortarlos para confrontar a las personas que a pesar de llamarse cristianas no viven conforme al evangelio y la fe que dicen tener. En medio de esta carta, se encuentra un pasaje maravilloso, una oración llena de afecto por Dios y por sus hermanos. Vamos a analizar lo que Pablo escribe en 2 Tesalonicenses 2:13-17. (más…)

Cuando no puedo orar: parte 3

En la primera parte vimos la relación entre el gozo y la oración, y como el gozo se manifiesta en oraciones para adorar a nuestro Padre, y como la oración nos ayuda a ser restaurados y gozarnos. En la segunda parte empezamos a analizar las “partes que componen a la oración”, en particular vimos la petición y el agradecimiento. Pero antes de seguir, hay algo muy importante que me llamo la atención sobre la oración de Jesús en el sermón del monte, vamos a analizar el contexto de la oración en detalle.  (más…)

Cuando no puedo orar: parte 2

En la primera parte, vimos como oraban algunos santos y tratamos de definir el concepto de oración y gozo, y como se relacionan entre si. El propósito es ayudarnos a entender mejor la importancia del gozo en la oración, y como ese gozo nos ayuda a elevar nuestro entendimiento de los beneficios de la oración para nuestra vida espiritual. En esta segunda parte vamos a tratar de esclarecer un concepto mas “¿qué es la oración?” y examinar para que sirve. (más…)

¿A quién le hablamos cuando oramos?

Esta pregunta puede parecer una completa obviedad. O sea, no hay mucho que pensar; está claro que orar es hablar con Dios. ¿Quién podría dudar de eso? El punto de mi pregunta es, siendo más específico, a qué persona de la Trinidad le hablamos cuando estamos en oración; acá es donde la cosa empieza complicarse. ¿La Biblia dice algo al respecto? ¿Hay un rol asignado para cada una de las personas de la Trinidad en nuestras oraciones? Me sucede que habitualmente escucho que en una misma oración por momentos se la habla al Padre, por momentos a Jesús y por momentos al Espíritu Santo (por no contar los que cometen el error de usar las oraciones para hablar a los hermanos; podés leer más de esto acá). ¿Tenemos alguna referencia al respecto? Vamos a analizarlo…

(más…)

1 Timoteo: La oración como prioridad (2:1-8)

1 Exhorto, pues, ante todo que se hagan plegarias, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres, 2 por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad. 3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad.

5 Porque hay un solo Dios, y también un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, 6 quien Se dio a sí mismo en rescate por todos, testimonio dado a su debido tiempo. 7 Y para esto yo fui constituido predicador y apóstol, (digo la verdad en Cristo, no miento), como maestro de los Gentiles en fe y verdad. 8 Por tanto, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones.

1 Timoteo 2:1-8 (NBLH)

(más…)

La oración de un alma que sufre

Los salmos tienen mucho para enseñarnos. En primer lugar, nos sirven como guías y enseñanzas de cómo debemos vivir como cristianos. En segundo lugar, nos enseñan cómo debemos orar y alabar a Dios en privado y en la congregación. En tercer lugar muchos salmos hablan acerca de Jesús, quien ocuparía el trono de David para siempre.

En esta ocación vamos a leer el Salmo 6. David nos descubre su corazón en este salmo. Recordemos, los salmos nos deben ayudar en nuestra adoración a Dios y en nuestras oraciones. Vamos a ver que David es muy sincero a la hora de hablar con Dios, incluso presentando sus quejas. No tiene sentido que le ocultemos algún pensamiento a nuestro Dios, ya que el todo lo sabe. Por eso David no se dejaba nada dentro. Pero a pesar de eso, él tenía una gran confianza en Dios. Lo sabemos por la forma en que termina este salmo. Él estaba seguro que Dios oía sus oraciones y que las tomaba en cuenta.

(más…)

5 Errores Cometidos al Orar

Hay veces que nuestra carnalidad se mete en nuestras oraciones, y eso termina distorsionando nuestra comunicación con Dios. Perdemos el foco y dejamos de orar para nuestro Padre, para empezar a darle más preponderancia al “público” que nos está escuchando. Tenemos que ponernos serios en este asunto y reflexionar sobre la manera en que se están formulando nuestras oraciones, para que podamos corregirlas y entonces sí empezar a honrar a Papá cuando hablemos con él.

(más…)

Lo que todo predicador debe saber

Llegando al final de la carta a los efesios, Pablo, luego de mencionar la importancia de llevar puesta toda la armadura de Dios para hacer frente a las artimañas del diablo, menciona una última herramienta para nuestra batalla: la oración. Es así que en el versículo 18 alienta a los creyentes a perseverar en sus oraciones en todo momento. Sin embargo, el mensaje relacionado a la oración no termina allí, sino que se extiende dos versículos más, que nos hablan mucho del carácter de un líder y predicador dentro de la iglesia. Leamos…

(más…)

Cuando la Enfermedad nos Toca Cerca

¿Tienes algún familiar enfermo? ¿Padre, madre, hijos, hermanos, tíos, abuelos? Las enfermedades a veces no podemos preverlas. Simplemente llegan, y lo que para nosotros era un núcleo familiar normal, a partir de ellas todo se trastoca y se vuelve complejo.

En la biblia encontramos muchas situaciones de personas enfermas. Las causas de las enfermedades son un tema especial y complejo, principalmente vienen como consecuencia del pecado, porque Dios quiere manifestarse de un modo especial o simplemente como pruebas a pasar. Sin embargo hoy quiero que nos detengamos en aquellos que están siendo atravesados por algún familiar enfermo. (más…)

Nehemías y un Llamado a la Oración

“Llegó Jananí, uno de mis hermanos, junto con algunos hombres de Judá. Entonces les pregunté por el resto de los judíos que se habían librado del destierro, y por Jerusalén. Ellos me respondieron: «Los que se libraron del destierro y se quedaron en la provincia están enfrentando una gran calamidad y humillación. La muralla de Jerusalén sigue derribada, con sus puertas consumidas por el fuego.» Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo.” Nehemías 1:2-4 (NVI)

(más…)