Los Proverbios no son Promesas

A veces, al leer la Biblia, no tenemos en consideración el tipo de texto que estamos leyendo. En su riqueza de escritura, en la Palabra de Dios podemos encontrar libros que están escrito en poesía, otros en forma de narración, otros como leyes, otros como cartas. Es decir, la variedad literaria que encontramos es muchísima, y a la hora de hacer nuestros estudios no podemos pasar por alto estas cosas. Por ejemplo, en una narración podemos encontrar ejemplos buenos y ejemplos malos; no todo lo que nos narran las historias indica cómo tenemos que comportarnos. Del mismo modo, debemos entender qué tipo de texto son los proverbios, de manera que podamos llegar a entender cuál es el mensaje que tienen para nuestras vidas.

En este artículo, vamos a analizar algunos versículos que suelen ser considerados como promesas de parte de Dios, cuando en realidad no lo son. Esto podemos llegar a entenderlo con sólo leer el propósito con el cual el autor escribió este libro…

(más…)

Fuera de Contexto: Hechos 16:31

A lo largo de la Palabra, encontramos multitud de textos sacados completamente de contexto con la mera idea de buscar algún beneficio para nosotros. Uno de ellos es Hechos 16:31, el cual se usa constantemente como una promesa de que Dios, de algún modo, va a salvar la familia de cada uno de los creyentes. Vamos a analizarlo…

Hechos 16:31 – Ellos respondieron: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa”.

(más…)

Buscar a Dios

La mayoría de los que nacimos en la iglesia estamos acostumbrados a escuchar esta frase, y hasta tenemos un concepto de lo que esto significa. Pero ¿Cómo podemos realmente buscar de Dios?

Dios nos pide que le busquemos

Dios nos dice que le busquemos para darnos de sus bendiciones. Dios no nos va obligar a aceptar sus bendiciones, nos dice que debemos buscarlo (Jeremías 29:11-14).

Buscar a Dios debe ser nuestro principal objetivo. El Señor conoce todas nuestras necesidades y deseos y que Él tiene planeado para nosotros muchas cosas inimaginables, pero nosotros tenemos que buscarlo a Él y dejar todo lo demás en sus manos (Mateo 6:32-34).

Cuando hay que buscar a Dios

Tenemos que buscarlo todo el tiempo (Salmos 105:3-4). Desde que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir tenemos que buscar a Dios. Introducirlo en cada momento del día, considerarlo, tenerlo en cuenta. No hay que esperar para más tarde, a Dios le agradan las personas que lo buscan lo más antes posible (Proverbios 8:17). Si hacemos esto, Dios promete que lo vamos a encontrar. Bueno es Dios con aquellos que le buscan. Dios debe ser siempre la primera opción.

Como debemos buscarlo

Tenemos distintas formas de buscar a Dios en nuestro día. Podemos buscarlo:

  • A través de su Palabra y la obediencia (Salmos 119:2).
  • A través de la oración (Daniel 9:3).
  • Alabando y adorando todos juntos (Éxodo 25:8).

¿Qué pasa si buscamos a Dios?

Si lo buscamos Dios nos promete cuidarnos, protegernos, guiarnos, estar en todo momento con nosotros. Dios nos dará su Espíritu Santo, nuevas fuerzas, sabiduría. Nos dará todo lo que necesitamos para vivir, cumplirá todos los anhelos que Él mismo puso en nuestro corazón. Nuestra vida va a ser plena, llena de gozo y paz que sólo Dios nos puede dar. No es tarde, busquemos a Dios y vamos a recibir todas las bendiciones que Él tiene preparadas para nosotros.