Cuando un Hijo de Dios se Deprime

Hay veces que en nuestra vida como cristianos, nos encontramos en situaciones que nos llevan a deprimirnos y estar tristes. No sentimos insuficientes, indignos de servir a Dios, incapaces de hacer algo bueno; miramos hacia el horizonte con el corazón consciente de lo que nuestro Señor quiere que hagamos pero aunque deseamos obrar para él no lo hacemos como esperamos. ¿Cuántas veces dijimos que íbamos a empezar a leer la Biblia y no lo hicimos? ¿Cuántas veces nos comprometimos a buscar más de él en oración y fallamos? Nuestros fracasos personales o ministeriales nos llevan a deprimirnos; ver que a pesar de nuestros esfuerzos en la iglesia se siguen haciendo las cosas mal y parece que no hay nada que podamos hacer al respecto nos pone mal. Clamamos a Dios, pero en nuestro interior hay una profunda tristeza. ¿Vale la pena seguir intentándolo? ¿Por qué no dejar todo a un lado?

En este pasaje vamos a ver la historia de alguien que también quiso dejar todo. Al verse insuficiente, y sentir que todos sus esfuerzos eran en vano, quiso dejar el ministerio que Dios le había dado. No tenía fuerzas para seguir adelante…

Leer más

Ni en los cielos ni en la tierra

Cuando perdemos de vista lo que más importa las cosas se vuelven muy difíciles, perdemos motivación, nuestros asuntos empiezan a perder relevancia, mientras que una sensación de vacío e indiferencia se vuelve cada vez mas grande. Esto es particularmente cierto para los cristianos, ¿pero qué es lo que mas le importa a un cristiano? ¿Por qué lo perdemos de vista? Leer más

Cuando no puedo orar: Parte 1

No hay forma de enfatizar cuán importante es la oración para la vida de los creyentes, para los matrimonios, para la Iglesia y para la expansión del Reino de los Cielos. Ahora, ¿qué pasa cuando no sentimos el deseo de orar? ¿Qué podemos hacer si nos cuesta concentrarnos cuando oramos? ¿Qué consecuencias puede traer la falta de oración? Es común que en nuestro ámbito nos encontremos con gente que nos dice que les cuesta leer la Biblia, pero jamas me encontré con alguien que me diga “me cuesta orar” o “no cambia nada cuando oro”; pareciera que todos lo hacemos perfectamente. Sin embargo, muchas veces esto sucede porque nos acostumbramos a una forma de oración repetitiva, que se adapta a la rutina diaria, y no a la experiencia sobrenatural de hablar con Dios, que es capaz de cambiar al mundo.  Leer más

¿En qué enfocamos nuestra vida?

Luego de pasar setenta años bajo el cautiverio babilónico, una vez que Ciro de Persia tomó el poder, los israelitas pudieron comenzar su regreso a la tierra que habían heredado de sus antepasados. Este regreso se dio en tres tantas, las cuales fueron lideradas por Zorobabel, Esdrás y Nehemías. Todas tuvieron sus particularidades, pero en este caso nos vamos a enfocar sólo en la primera. ¿Cómo fueron esos primeros años? ¿Cómo encontraron todo en Jerusalén? ¿Ellos se dedicaron por completo a los asuntos de Dios?

Hageo 1:2-6 – “Así dice el Señor de los ejércitos: ‘Este pueblo dice: “No ha llegado el tiempo, el tiempo de que la casa del Señor sea reedificada.”’” Entonces vino la palabra del Señor por medio del profeta Hageo: “¿Es acaso tiempo para que ustedes habiten en sus casas artesonadas mientras esta casa está desolada?” Ahora pues, así dice el Señor de los ejércitos: “¡Consideren bien sus caminos! Siembran mucho, pero recogen poco; comen, pero no hay suficiente para que se sacien; beben, pero no hay suficiente para que se embriaguen; se visten, pero nadie se calienta; y el que recibe salario, recibe salario en bolsa rota.” (NBLH)

Leer más

¿Pues qué, si viereis?

Mientras vivimos y caminamos en Dios, Él nos va a decir, las cosas que debemos cambiar y la manera en la que debemos andar para poder crecer mas y mas en Él. Pero, ¿qué pasa cuando creemos que es difícil? ¿Y cuando creemos que el camino es duro? ¿Qué pasa si pienso en abandonar todo?

Les invito a que lean Juan 6:60-71  Leer más

Salmo 91: La Seguridad de los que Confían en el Señor

Quizás sea uno de los salmos más conocidos de todos, junto con el salmo 23. Este es un hermosísimo salmo que nos habla de la increíble confianza que podemos tener en nuestro Dios. El mismo título del Salmo indica que el salmista escribió este salmo cuando sentía una gran confianza y seguridad en Dios. Este salmo contiene hermosas expresiones de seguridad y promesas. Pero también es uno de los textos más abusados de toda la Biblia. El mismo Satanás abusó de este texto, usándolo como pretexto para tentar a Jesús, para que se tire desde el lugar más alto de Jerusalén (Mateo 4:5-6, Lucas 4:11). Es por eso que debemos tener cuidado cuando interpretamos este salmo. Para eso, es muy útil leer este salmo a la luz de Romanos 8.

Leer más

Rompiendo la Costumbre

Muchas veces, ante ciertas situaciones problemáticas o desagradables, nos alarmamos porque parece que no podemos encontrarle ninguna solución por nuestros propios medios. Pensamos, pensamos, pero no se nos ocurre cómo resolver el inconveniente. Esto nos termina entristeciendo, sobre todo cuando se trata de una situación que se repite una vez tras otra, y que parece que va a seguir reiterándose mientras vivamos. Nos agobiamos tanto metiéndonos dentro del problema, que nos terminamos olvidando de algo fundamental: entregarle nuestra carga al Señor. Él después obrará conforme a su voluntad, pero al hacer esto, nosotros nos vamos a despojar de ese peso de angustia que tanto nos afectaba. Esto pasa cuando tomamos la decisión de romper la costumbre.

Leer más

Memento: Recordemos a Dios

Es muy común que en la iglesia se hable las pruebas que tenemos que afrontar a lo largo de nuestra vida como cristianos. Cuando pensamos en pruebas, rápidamente no viene a la mente la palabra dificultad o la palabra problema. Somos probados por Dios mediante situaciones “malas” que nos ocurren en nuestra vida, de manera que si perseveramos en la fe, nos veremos fortalecidos, pudiendo así crecer como hijos de Dios.

Sin embargo, también hay otras formas de pruebas que debemos considerar. Dependiendo de la persona, podrá tener más dificultad en pasar un tipo u otro. En este caso, quiero hacer referencia a aquellas que, a simple vista, no parecen una prueba: ¿Qué pasa cuando todo nos va bien? ¿Qué pasa cuando todo nos sale perfecto y todos nos felicitan por las cosas que hacemos? ¿Qué pasa cuando incluso el mundo reconoce y aplaude nuestra labor? ¿Qué pasa en esos momentos en los que sentimos que la palabra “problema” ya no aplica a nuestra vida, puesto que todo lo que hacemos prospera?

Leer más

Viviendo con Problemas

Hay momentos en la vida en que uno no sabe para dónde ir. Momentos en los que todo se nubla. Lo que fuimos construyendo, hoy vemos que está cuesta abajo. Las piernas no nos responden, y el corazón pide a gritos una solución. La vida torna un tinte gris, y más allá de alguna sonrisa que podamos conseguir, no tapa la tristeza y la necesidad de respuestas ante los problemas que se van amontonando.

Los que amamos a Dios tenemos en la biblia muchas citas que nos ayudarán a soportar pruebas, dificultades y desafíos que nos encontramos en la vida, ya sea por cosas que no podemos controlar como así también por errores nuestros. Sin embargo, somos humanos y hay tiempos en que, como ya mencioné, se nos hace todo complicado. Leer más

Otra Perspectiva de las Pruebas

Las pruebas, el sufrimiento y las dificultades son cosas de la vida que todos, incluso los cristianos pasamos. La Biblia dice que “el sol sale para buenos y malos, y hace llover para justos e injustos” (Mateo 5:45). Que seamos hijos de Dios no quiere decir que no podamos pasar por pruebas. Que es que podemos estar seguros de que todo esta bajo el control de Dios, quien gobierna con soberanía sobre todo el universo. Esta no es una afirmación sencilla. Nosotros tenemos una perspectiva muy limitada de las situaciones que nos ocurren durante nuestra vida. Dios conoce todas las cosas y todo lo hace para cumplir sus propósitos divinos, pero nosotros no entendemos esos propósitos. Miremos por ejemplo la historia de José (Génesis 37-50):

Leer más