Dios salva con Uno

Cuando los filisteos estaban con su ejército listo para atacar a Israel, Jonatán le pide a su paje de armas que lo acompañe a campamento enemigo con el fin de lograr la victoria. Lo que parecía una completa locura en un principio, terminó siendo una de las victorias más maravillosas de los combates relatados en la Biblia. ¿Cómo sabía Jonatán que resultaría su plan? ¿No fue demasiado arriesgado? ¿Por qué se arriesgó de tal manera? Veámoslo…

1 Samuel 14:6 – Jonatán dijo al joven que llevaba su armadura: “Ven y pasemos a la guarnición de estos incircuncisos; quizá el Señor obrará por nosotros, pues el Señor no está limitado a salvar con muchos o con pocos.” (NBLH)

Leer más

Un Pueblo Santo

Efesios 2:11-22 – Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.

Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Leer más

Fuera de Contexto: Hechos 16:31

A lo largo de la Palabra, encontramos multitud de textos sacados completamente de contexto con la mera idea de buscar algún beneficio para nosotros. Uno de ellos es Hechos 16:31, el cual se usa constantemente como una promesa de que Dios, de algún modo, va a salvar la familia de cada uno de los creyentes. Vamos a analizarlo…

Hechos 16:31 – Ellos respondieron: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa”.

Leer más

¿La mujer se salvará engendrando hijos?

En la Biblia encontramos varios pasajes que nos asustan al leerlos sin analizarlos demasiado. En estos casos suele pasar que el mensaje más claro que encontramos, con una lectura superficial del texto, es una completa herejía en el contexto del resto de la Palabra. Es por ello que debemos ir más profundo en estos versículos, de manera que podamos entender cuál es el significado que el autor intentaba transmitir. Un claro ejemplo de textos de este tipo lo tenemos cuando Pablo le escribe su primera carta a Timoteo, dándole diferentes instrucciones para su trabajo como pastor en la iglesia de Éfeso. Lo que encontramos es que, luego de sus luchas por afirmar y reafirmar la salvación por gracia por medio de la fe, el apóstol viene y nos dice que las mujeres se van a salvar engendrando hijos. O sea, ¿la salvación es por obras? ¿Qué pasa con las mujeres que no pueden tener hijos? ¿Se puede ser salvo aparte de la obra de Cristo en la cruz? ¿Qué quiere decir Pablo? Siendo que el apóstol escribió inspirado por el Espíritu, algún motivo tendría para poner esto; veámoslo…

1 Timoteo 2:14-15 – Y Adán no fue el engañado, sino que la mujer, siendo engañada completamente, cayó en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permanece en fe, amor y santidad, con modestia.

Leer más

Pequé, ¿Y ahora qué?

¿Y ahora qué sigue? ¿Qué piensa Dios? ¿Por qué justo a mí?
Estas preguntas vinieron a mi mente muchas veces, luego de caídas o simplemente por darme cuenta de mi naturaleza pecadora. Espero que Dios traiga paz a tu vida por medio de mis palabras y que pueda restaurar tu corazón para que puedas seguir conociendo y profundizando tu relación personal con Él.

Leer más

Desde la cruz: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”

Uno de los malhechores que estaban colgados allí Le lanzaba insultos (blasfemias), diciendo: “¿No eres Tú el Cristo? ¡Sálvate a Ti mismo y a nosotros!”

 Pero el otro le contestó, y reprendiéndolo, dijo: “¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena?  Nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho.”  Y añadió: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en Tu reino.” Entonces Jesús le dijo: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.”

Lucas 23:39-43 (NBLH)

Leer más

¿De qué tales es el reino de los cielos?

Hay una gran pregunta que ha estado dando vueltas en la iglesia desde siempre, ya que la Biblia no parece mostrar una postura clara al respecto. La cuestión es: ¿Aquellos niños que mueren antes de nacer o de tener capacidad de razonamiento son salvos? Es decir, si alguien muere en la infancia, ¿se va directamente al cielo? ¿De qué manera podría ser eso posible?

Leer más

Desde la cruz: “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”

La primera de las siete frases dichas por Jesús desde la cruz tenía que ver con su profunda preocupación por el estado de la humanidad, es por ello que llegó a exclamar lo siguiente:

Lucas 23:33-34 – Cuando llegaron al lugar llamado ‘La Calavera,’ crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” Y los soldados echaron suertes, repartiéndose entre sí Sus vestidos. (NBLH)

Leer más

Sola Gratia: La salvación es un don de Dios

Yendo de la mano con el principio de “sola fide” (ver: Sola Fide), es decir, que la salvación es sólo por la fe, ahora debemos enfocarnos en el paso anterior al surgimiento de nuestra creencia: la gracia. Ésta nos permite entender que nosotros estábamos totalmente perdidos en nuestros pecados y que no teníamos ninguna posibilidad de reconciliarnos con el Señor (Efesios 2:1). Nuestra carne es débil y nos lleva a hacer cosas que están fuera de los deseos que Dios tiene para nosotros (Mateo 26:41); a eso se lo llama pecado. Cada vez que hacemos algo contrario a su voluntad, estamos pecando. Todos pecamos; creyentes y no creyentes; hombres y mujeres; judíos y no judíos. Y lo hacemos prácticamente todo el tiempo. Pensemos que el hecho de hacer algo por otro fin que no sea glorificar a Dios, ya es considerado pecado, incluso cuando sea algo bueno. La realidad es que con nuestra maldad a cuestas, y con lo egoístas que somos por naturaleza, nunca podríamos acercarnos al Señor; nunca podríamos desarrollar una fe salvadora; nunca podríamos creer. Es por es que encontramos en la gracia un pilar fundamental en el cristianismo.

Leer más