Héroes Anónimos: Los Espías de Jericó

Con este artículo vamos a estar arrancando una serie que nos va a permitir ir descubriendo a lo largo de toda la Biblia a un grupo de personas a quienes podríamos considerar “héroes anónimos”. En general no sabemos demasiado sobre ellos, y son personajes que aparecen únicamente en algún episodio particular. Sin embargo, aunque sus nombres y muchas de las características de sus vidas nos sean desconocidas, supieron mostrar su fidelidad para con Dios en momentos oportunos, dejando así su huella en la historia.

(más…)

6 consejos prácticos para perseguir la santidad

En mi anterior post estuvimos hablando acerca de quién es responsable por nuestra santificación, si aún no lo leíste, te invito a leerlo. Recordemos que no queremos predicar una religión en la que se obtiene la salvación por medio de las obras. Nosotros predicamos un evangelio en el cual estábamos muertos en pecado y Cristo nos rescató, nos dio nueva vida y ahora es Él quien vive en nosotros y por medio de su Espíritu produce la santificación en nosotros, a pesar de que éste es un acto consiente de nuestra mente. Es un acto de gracia en el que Dios nos va transformando, moldeándonos a la imagen de Cristo, nuestro hermoso y perfecto maestro y salvador. Antes de ponerte a hacer todas estas cosas, debes renunciar a intentarlas por tus propios medios, ya que lo más probable es que te frustres, creas que son una carga muy pesada, intentes negociar con Dios por medio de las obras y por último vas a abandonarlas, cuando te des cuenta que nadie está en la posición de negociar con el Señor. No cometas el error de intentar agradar a Dios, eso ya lo hizo Jesús con su vida y su sacrificio. La santificación no es la forma en que los cristianos agradamos a Dios, es la forma en la que encontramos nuestro propósito y satisfacción en Él, de forma que magnificamos la Gloria de Dios en nuestra vida. Si comprendiste que la santificación es la obra de Dios por medio de su gracia, entonces, vamos a ver algunos puntos prácticos que en su gracia, el Señor nos reveló por medio de su Palabra.

(más…)

La Santificación: ¿Responsabilidad nuestra o de Dios?

Últimamente venía preguntándome: ¿Cómo es que yo puedo santificarme?¿La santificación no es la obra del Espíritu Santo?¿Es una actividad consciente o es algo que va a ir pasando sólo a medida que leo la Palabra y paso más tiempo en oración? Cuando tengo dudas acerca de la santificación y la lucha interna entre la naturaleza pecaminosa (la carne) y el Espíritu, siempre vuelvo a leer Romanos 7 y 8. Allí encontré este pasaje:

Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.  Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.  Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡ Abba! ¡Padre!»

Romanos 8:12-15 (NVI)

(más…)

Es hora de tomar responsabilidad

Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad.  Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros.

1 Juan 1:8-10 (NVI)

Es muy común escuchar a los Jóvenes hoy en día decir frases como: “Yo soy así y no voy a cambiar”, ” La culpa es de mis papás que no me dieron la atención suficiente cuando crecía”, “¿Quién sos vos para juzgarme?”, por nombrar algunas. En estos tiempos post-modernos, donde la subjetividad y la individualidad están a la orden del día, una gran mentira del pensamiento humano caído se está metiendo en nuestras iglesias: No somos responsables por nuestra maldad.

(más…)