La Decisión de Apolos

Apolos era un hombre profundamente instruido, que se caracterizaba por tener una gran facilidad para transmitir el Evangelio. Está claro que Dios le había concedido el don de la enseñanza, y él lo ponía a disposición de la iglesia, para su edificación. Sin dudas, aunque no sabemos tanto de él, fue uno de los grandes hombres que Dios usó en la historia de la iglesia, sobre todo en una etapa tan importante como lo fueron los tiempos fundacionales. No obstante, encontramos que él toma una decisión que, al menos a mí, me dejó sorprendido en un principio: Se negó a ir a Corinto aun cuando Pablo quería mandarlo a aquella ciudad a ayudar a la iglesia con sus problemas. ¿Por qué pasó esto? ¿Acaso Apolos no querían servir al Señor y ayudar a sus hermanos? Vamos a verlo…

1 Corintios 16:12 – En cuanto a nuestro hermano Apolos, mucho lo animé a que fuera a ustedes con los hermanos, pero de ninguna manera tuvo ahora el deseo de ir. Sin embargo, irá cuando tenga oportunidad. (NBLH)

(más…)

No hagas tesoros en Facebook; hacelos en el cielo

A lo largo del famoso sermón del monte, Jesús nos enseña diferentes aspectos que tienen que ver con la conducta que debemos tener como hijos de Dios. Es así que, al llegar al capítulo seis de Mateo, encontramos que se menciona una serie de cosas que en sí son buenas, pero que nuestro orgullo se termina llevando la recompensa que pudiéramos llegar a merecer por ellas.

Hoy en día como en aquellos tiempos, la gente sigue haciendo cosas por orgullo y para mostrarse. Sin embargo, en algún sentido, esto es todavía más evidente. Las maneras de hacer tesoros en la tierra se multiplicaron gracias al avance de las comunicaciones, y eso lleva a que nuestra carne se haga una “fiesta de vanagloria” con cada oportunidad que tiene. Por eso, a partir de este artículo, quiero alentarte a que dejes de hacer tesoros en Facebook y los empieces a hacer en el cielo…

(más…)

Lo que decimos y lo que hacemos

Jueces 8:22-23 – Entonces los israelitas le dijeron a Gedeón: —Gobierna sobre nosotros, y después de ti, tu hijo y tu nieto; porque nos has librado del poder de los madianitas. Pero Gedeón les dijo: —Yo no los gobernaré, ni tampoco mi hijo. Sólo el Señor los gobernará. (NVI)

(más…)

Memento: Recordemos a Dios

Es muy común que en la iglesia se hable las pruebas que tenemos que afrontar a lo largo de nuestra vida como cristianos. Cuando pensamos en pruebas, rápidamente no viene a la mente la palabra dificultad o la palabra problema. Somos probados por Dios mediante situaciones “malas” que nos ocurren en nuestra vida, de manera que si perseveramos en la fe, nos veremos fortalecidos, pudiendo así crecer como hijos de Dios.

Sin embargo, también hay otras formas de pruebas que debemos considerar. Dependiendo de la persona, podrá tener más dificultad en pasar un tipo u otro. En este caso, quiero hacer referencia a aquellas que, a simple vista, no parecen una prueba: ¿Qué pasa cuando todo nos va bien? ¿Qué pasa cuando todo nos sale perfecto y todos nos felicitan por las cosas que hacemos? ¿Qué pasa cuando incluso el mundo reconoce y aplaude nuestra labor? ¿Qué pasa en esos momentos en los que sentimos que la palabra “problema” ya no aplica a nuestra vida, puesto que todo lo que hacemos prospera?

(más…)