Yo Soy el Pan de Vida: Sermón

Lectura: Juan 6:25-59

Introducción

Imaginemos que vamos por la calle caminando y vemos a un hombre que anda por ahí diciendo que Él es Dios. Diciendo que Él es el pan de vida y que nadie puede vivir sin Él. O que Él es la luz del mundo y que todos los que no crean en Él están en oscuridad ¿Qué pensarías vos de ese hombre? ¿Qué es un gran maestro? ¿Qué está completamente loco? ¿Le creerías?

(más…)

La Incredulidad de Nazaret

Lectura: Mateo 13:53-58

Contexto

Luego de que Jesús enseñara las parábolas acerca del reino de los cielos, volvió a su pueblo, es decir, a Nazaret. Allí comienza a enseñar en las sinagogas.

(más…)

Antes de que Abraham fuera, Yo Soy

Una vez más, como sucedía con demasiada frecuencia en ese tiempo, nos encontramos a Jesús en una disputa abierta con los judíos. Luego de pasar por el monte de los Olivos, el Señor regresó al templo y continuó enseñando a los que allí estaban. Fue entonces cuando los fariseos y escribas llevaron ante él a una mujer sorprendida en adulterio. En ese momento empezarían una larga discusión, en la cual Jesús era acusado, pero respondía con firmeza a cada comentario realizado en su contra. En la medida que fue avanzando el tiempo, la cosa estaba cada vez más lejos de solucionarse. Los judíos lo veían como un hereje y ya no estaban dispuestos a seguir aguantando sus dichos. ¡Querían matarlo!

En este pasaje que vamos a analizar, encontramos cómo llega todo al punto cúlmine. Estaba todo tan tenso, hasta que llegó el momento que se produjo la ruptura definitiva; el vaso desbordó por completo. ¿Qué fue lo que causó esto? Veámoslo…

(más…)

Yo Soy la vid verdadera

Juan 15:1-8 – »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado. Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

»Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. (NVI)

(más…)

Yo Soy la resurrección y la vida

Lectura: Juan 11:17-44

Contexto

Lázaro de Betania, quien era conocido por ser amigo de Jesús, había estado enfermo por unos días y luego murió. Jesús, cuando se enteró que Lázaro estaba enfermo, intencionalmente retrasó su viaje hacia él. Esto lo hizo para que los discípulos crean. Él pretendía realizar un milagro asombroso, la resurrección de una persona que llevaba muerta varios días. Su principal motivación era demostrar que Él podía levantar a los muertos, sin importar la cantidad de días que hayan pasado de la muerte.

(más…)

Yo Soy el camino, la verdad y la vida

Lectura: Juan 14:1-14

Jesús, en el aposento alto, les comenta a sus discípulos que ha llegado la hora de volver al Padre. Los discípulos no entendían muy bien a qué se refería cuando decía que iba a ir al Padre. Les decía que a donde Él iba, ellos no podrían ir. Imaginen lo que pensaron los discípulos en ese momento; Ellos habían dejado sus vidas, sus familias, sus trabajos, sus carreras, todo para seguir a Jesús. Y ahora, Él les estaba diciendo que no lo iban a poder seguir más. Ellos querían saber a dónde iba Cristo y sobre todo, querían saber cómo llegar a ese lugar. Ellos querían seguirlo. Querían estar con Él. Querían ir al Padre. Pero no sabían cómo hacer esto. Es en ese momento que Jesús les dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por Mí”(v. 6).

(más…)